P
rimero tenemos que entender que Jardines y por ende sus plantas son seres vivientes, extremadamente sensibles a factores como: lluvia o la falta de ella, sol, nieve, temperatura del aire, períodos de floración, características del suelo, las diferentes estaciones del año y algunos otros. Pero esto no debe de ser motivo de desaliento, ni de preocupación, todo lo contrario…no ha habido mejores tiempos que ahora para mantener un jardín, tenemos miles de plantas para elegir y juntarlas según su compatibilidad, herramientas e implementos suficientes para poder realizar las labores de la mejor forma posible, sin dañar las plantas, ni al medio ambiente, conocimientos e información al alcance de nuestros dedos y si así lo requerimos de las Empresas poseedoras del servicio profesional y cualificado que necesitamos.

El tiempo que le dediquemos al Jardín evidentemente tendrá que ver con el tamaño del mismo. Si es un Jardín pequeño, tiene buena tierra y plantas perennes, posiblemente precise de no más de 1 día a la semana. Si se trata de comunidades o grandes áreas verdes el mantenimiento debiese ser continuo. Un jardinero a tiempo completo o una empresa de mantenimiento que tenga personal exclusivamente dedicado a ello y una estrategia a seguir sería lo más aconsejable.

El riego, es parte fundamental en el mantenimiento de todo Jardín.

Si se práctica un correcto riego, le garantiza a su jardín unas de las formas de mantenimiento más saludables. Un punto a tener en cuenta es que si las plantas no recogen la humedad ordenada morirán. Los sistemas de riego pueden ser fijos, montados dentro del jardín y habitualmente se enlazan a temporizadores que logran regar el césped. Los portátiles pueden ser trasladados hacia donde los necesiten y tienen un costo menor en relación a los riegos fijos. Dentro de este sistema de riego -vital para el mantenimiento del jardín hogareño- podemos encontrar: las mangueras portátiles, las regaderas, etc.

El mantenimiento de Jardines

pudiese dividirse en dos etapas:

    • Asegurar la salud del Jardín, que consiste en abonar el césped, airear y remover la tierra, fumigar contra las plagas, realizar podas orientadas y seguras.
    • Embellecer, Mantener y dotar al Jardín de hermosura. Las actividades comprendidas en esta etapa se refieren a: examinar el esquema de color, insertar estacas en el suelo, retirar las flores y hojas marchitas, cubrir con mantillo el suelo, mejorar el florecimiento ,etc,

CONCLUSIÓN

Recordemos un Jardín siempre agradecerá nuestros cuidados, y gran parte de los errores que podamos cometer atendiéndolo serán insalvables. Para no caer en ellos es importante valorar adecuadamente cada uno de los factores y condiciones ambientales que juegan un papel fundamental en su desarrollo. Si así lo hacemos, nuestra labor o la de los profesionales será todo un ÉXITO.

Realizado por GLOBAL MARKETING -